Javier de la Rosa 623, S3004AZK Santa Fe

Noticias

Via Lucis, Camino de la Luz recemos unidos hoy 20.15 hs EN VIVO

Hoy rezamos unidos el Via Lucis.
Camino de la Luz🕯️
El Via Lucis es el camino de la luz, del gozo y la alegría vividos con Cristo y gracias a Cristo resucitado. Vamos a vivir con los discípulos su alegría desbordante que sabe contagiar a todos. Vamos a dejarnos iluminar con la presencia y acción de Cristo resucitado que vive ya para siempre entre nosotros. Vamos a dejarnos llenar por el Espíritu Santo que vivifica el alma.
De igual forma que las etapas de Jesús camino del Calvario se han convertido en oración, queremos seguir también a Jesús en su camino de gloria. Éste es el sentido último de esta propuesta: una invitación a meditar la etapa final del paso de Jesús por la tierra.

Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén.

PRIMERA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITA DE LA MUERTE
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!
Cuando todo parece que está acabado, cuando la muerte parece haber dicho la última palabra, hay que proclamar llenos de gozo que Cristo vive…. lo dijeron los ángeles: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado». Esa es la gran noticia, la gran verdad que da consistencia a nuestra fe, que llena de una alegría desbordante nuestra vida. La fuerza de Jesús Resucitado es nuestra esperanza en estos momentos y siempre.

Oración: Señor Jesús, gracias por tu resurrección, gracias por el gozo que llena nuestro corazón para confiar que tu haz venido para darnos vida y vida en abundancia, gracias por la verdadera alegría, la alegría que brota de un corazón enamorado de ti. Por la fuerza de tu resurrección creemos que la pandemia no tiene la última palabra.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén
CANTO: SUENEN CAMPANAS

SEGUNDA ESTACIÓN
LOS DISCÍPULOS ENCONTRARON
EL SEPULCRO VACÍO

G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Pedro y Juan han llegado corriendo, con el alma esperanzada y el corazón latiendo fuerte. Y comprueban que todo es como les han dicho las mujeres. Ven el sudario y la tumba vacía, fijan su mirada y queda grabado en sus mentes esta experiencia que luego quedo plasmada en los evangelios.
Oración: ¡Gracias, Señor, por el don de la fe! ¡Que podamos contagiar con entusiasmo tu amor! llena de paz y fortaleza interior a las personas que por la pandemia no han podido sepultar dignamente a sus seres queridos, ni poderles dar el último adiós. Que la esperanza los conforte sabiendo que todos sus seres queridos gozan de la Vida eterna que tu nos das con tu Resurrección.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: EL DÍA QUE HIZO EL SEÑOR

TERCERA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO SE MANIFIESTA
A MARÍA MAGDALENA
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

María Magdalena ama a Jesús, con un amor profundo, ella es la primera que ve a Jesús resucitado, es la discípula que Dios elije como mensajera de su resurrección. Hoy necesitamos muchas mensajeras, mensajeros que al igual que la Magdalena le digan al mundo que JESUS VIVE entre nosotros

Oración: Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, bendice a todos los hombres y mujeres que continúan salvando vidas y que brindan mucha esperanza para poner fin a la pandemia. Te pedimos que, como María Magdalena, seamos testigos y mensajeros de la resurrección de Cristo.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: JESÚS TE SEGUIRÉ

CUARTA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO EN EL CAMINO DE EMAÚS
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Jesús se acerca a los discípulos, se pone a caminar con ellos,¿nos damos cuenta en nuestra vida, que Jesús es el amigo que nos acompaña siempre?. Jesús camina al lado nuestro, pero muchas veces no lo vemos o no lo reconocemos, como les pasó a éstos discípulos, no es tan fácil, no alcanza con los ojos, necesitamos la FÉ.

Oración: Señor Jesús, danos la fe y la confianza para descubrirte en todo momento, incluso cuando no te esperamos. Que seas para nosotros no una figura lejana que existió en la historia, sino que, vivo y presente entre nosotros, en estos momentos en que dejamos suscitar dudas en nuestros corazones si todo esto va pasar.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: QUE VENÍAS CONVERSANDO

QUINTA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO SE MANIFIESTA
AL PARTIR EL PAN
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Esa misma tarde dos discípulos vuelven desilusionados a sus casas. Pero un caminante les devuelve esperanza. Sus corazones vibran de gozo con su compañía, sin embargo, sólo se les abren los ojos al verlo partir el pan.
Oración: ¡Gracias Señor por haberte quedado vivo en la Eucaristía! Gracias Señor por el regalo de tu presencia en la Eucaristía. Te pedimos como los discípulos de Emaús, quédate con nosotros porque atardece en esta larga tarde llena de penumbras que vivimos como humanidad, que cada día anhelemos en nuestros corazones recibirte espiritualmente. Bendice a todas las familias que no están trabajando para que el pan de cada día, no haga falta en sus mesas.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: QUE VENÍAS CONVERSANDO

SEXTA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO
SE PRESENTA VIVO ANTE LOS DISCÍPULOS
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Los discípulos están en el Cenáculo, el lugar donde fue la Última Cena. Temerosos y desesperanzados, comentan los sucesos ocurridos. Es entonces cuando Jesús se presenta en medio de ellos, para invitarlos que no susciten dudas en sus corazones. Se muestra a ellos vivo, resucitado

Oración: Jesús amigo, disipa nuestras dudas y temores, y anímanos a abrazar tu vida divina. Tu conoces nuestros corazones llénalos de confianza, danos la certeza de creer que Siempre hay una solución para cada problema, una sonrisa para cada lágrima y un abrazo (aunque sea virtual) para cada tristeza y que toda crisis tiene una solución, ¡una fecha de vencimiento y un aprendizaje!

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: QUEDATE CON NOSOTROS

SÉPTIMA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO
DA EL PODER DE PERDONAR LOS PECADOS
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Jesús se presenta ante sus discípulos, las puertas estaban cerradas por el miedo. Y el temor de un primer momento da paso a la alegría. Va a ser entonces cuando el Señor les hace partícipes de la misericordia de Dios: el poder de perdonar los pecados. Los apóstoles, y con ellos todos los sacerdotes, han recibido este regalo precioso que Dios otorga al hombre: la capacidad de volver a la amistad con Dios después de haberlo abandonado por el pecado, la reconciliación.

Oración: Gracias, Señor Jesús por el sacramento del perdón que renueva, transforma y santifica al mundo.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: VASO NUEVO-YO QUIERO SER

OCTAVA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO
CONFIRMA LA FE DE TOMÁS
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Tomás no estaba con los demás apóstoles en el primer encuentro con
Jesús resucitado. Ellos le han contado su experiencia gozosa, pero no se ha dejado convencer. Por eso el Señor, ahora se dirige a él para confirmar su fe. Jesús, que conoce tan íntimamente nuestro corazón, busca recuperar esa confianza que parece perdida.
La fe es una gracia de Dios que nos lleva reconocerlo como Señor, que mueve nuestro corazón hacia Él, que nos abre los ojos del espíritu. La fe es la luz que ilumina nuestra existencia, nos ayuda y fortalece.
Oración: Señor Jesús, te pedimos la humildad de creer sin ver, de esperar contra toda esperanza y de amar sin medida. Como dijiste al apóstol Tomás, dichosos los que creen, aún sin ver. Deseamos abrazar con firmeza el futuro después de esta pandemia, que creamos y que cambie nuestra actitud para valorar la salud, el cuidado del medio ambiente, la cercanía de quien amamos y el regalo del trabajo. Señor Jesús, danos una fe fuerte y firme, llena de confianza.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: SIGNOS DE AMOR

NOVENA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO ENCUENTRA A SUS
DISCIPULOS EN EL LAGO TIBERÍADES
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Los apóstoles han vuelto a su trabajo: a la pesca. Durante toda la noche se han esforzado, sin conseguir nada. Desde la orilla Jesús les invita a empezar de nuevo. Y la obediencia les otorga una muchedumbre de peces. En los momentos de incertidumbre, deseamos hacer algo, volver a lo conocido quizás pensar poder volver al trabajo como lo hizo Pedro. La barca de Pedro, el pescador de Galilea, es imagen de la Iglesia, cuyos miembros, a lo largo de la historia están llamados a poner por obra el mandato del Señor: «seréis pescadores de hombres».
Oración: Señor Jesús, haz que nos sintamos acompañados por la Iglesia en estos momentos, a traves de nuestros sacerdotes que oran y celebran la misa por toda la humanidad. Hoy necesitamos descubrirte Jesús en la orilla del mar de la vida, con esa mirada que irradia amor. Cuando esta pandemia concluya necesitamos mirarte a ti Jesús para que nos indiques como volver a retomar las redes de nuestras vidas.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: PESCADOR DE HOMBRES

DÉCIMA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO
CONFIERE EL PRIMADO A PEDRO
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Pedro se entristeció de que Jesús le preguntase por tercera vez: « ¿Me
quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» y Jesús le dice: «Apacienta mis ovejas…Sígueme”
Las tres preguntas de Jesús son la mejor prueba de que Él, sí es fiel a sus promesas. La respuesta de Cristo, Buen Pastor, es ponerle a él al frente de la naciente Iglesia, para pastorear al Pueblo de Dios con la solicitud de un padre, de un maestro, de un hermano, de un servidor. Así, Pedro, el primer Papa, y luego sus sucesores son «el Siervo de los siervos de Dios».

Oración: Señor Jesús, ayúdanos a estar muy unidos al sucesor de Pedro, al Santo Padre el Papa Francisco.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: MENSAJERO DE LA PAZ

DÉCIMO PRIMERA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO ENCARGA A
SUS DISCÍPULOS SU MISIÓN UNIVERSAL
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

El Señor pone en sus discípulos, toda la tarea que tienen por delante: «Id al mundo entero…». Ése es su testamento: hay que ponerse en camino para llevar a todos el que han visto y oído. Están por delante las tres grandes tareas de todo apóstol, de todo cristiano: predicar, hablar de Dios para que la gente crea; bautizar, hacer que las personas lleguen a ser hijos de Dios, que celebren los sacramentos; y vivir según el Evangelio, para parecerse cada día más a Jesús, el Maestro, el Señor.

Oración: Señor, que llenaste de esperanza a los apóstoles con el dulce mandato de predicar la Buena Nueva, llénanos de inspiración y creatividad, en estos momentos de distanciamiento social, para usar los medios de comunicación haciendo llegar a todos los hogares, el anuncio de la alegría de tu resurrección.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: VAYAN TODOS POR EL MUNDO

DÉCIMO SEGUNDA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO ASCIENDE AL CIELO
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

Cumplida su misión entre los hombres, Jesús asciende al cielo y está sentado a su derecha hasta que vuelva al final de los tiempos. Jesús ha querido ir por delante de nosotros, para que vivamos con la ardiente esperanza de acompañarlo un día en su Reino.

Oración: Señor Jesús, tu ascensión al cielo nos anuncia la gloria futura que has destinado para los que te aman. Haz Señor, que la esperanza del cielo nos haga vivir de una manera nueva, aquí en la tierra, disfrutando de todas las cosas que nos das, la familia, la naturaleza, el compartir con otros la esperanza de un día estar contigo en el cielo. Gracias Señor, por abrirnos las puertas de tu Reino.

G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: EN MEMORIA TUYA

DÉCIMO TERCERA ESTACIÓN
CON MARÍA LOS DISCÍPULOS ESPERAN AL ESPÍRITU SANTO
G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

María, nuestra madre acompaño junto con otras mujeres a los discípulos en oración, en la espera de la promesa de la venida del Espíritu Santo.

Oración: Jesús, gracias por darnos a María como Madre, que ella nos enseñe a meditar y vivir tu Palabra. María, madre nuestra, lleva nuestra oración a Dios, para que recobren la salud los que han sido infectados por el virus y des fuerza a médicos y enfermeras, para que sigan salvando vidas. Intercede por todos los que han perdido sus seres queridos.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: MADRE DE NUESTRO PUEBLO

DÉCIMO CUARTA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO ENVÍA A LOS DISCÍPULOS
EL ESPÍRITU SANTO

G; ¡Jesús ha resucitado, Aleluia!
T: Como lo había anunciado ¡Aleluia!

La promesa firme que Jesús ha hecho a sus discípulos es la de
enviarles después de la Resurrección, el Espíritu Santo, que se derrama sobre la Iglesia naciente para fortalecerla,
confirmarla, santificarla, Junto a la Virgen, Madre de la Iglesia. A partir de este momento la Iglesia, que somos todos los bautizados, está en peregrinación por el mundo. El Espíritu Santo la guía a lo largo de la historia, pero también a lo largo de la propia historia personal de cada uno, hasta que un día participemos del gozo junto a Dios en el cielo.
Oración: Espíritu Santo, Dulce Huésped del alma, Consolador y Santificador nuestro, derrama sobre nosotros el fuego de tu amor para que, transformados por tu fuerza y por la experiencia de la pandemia logremos unidos implementar las lecciones aprendidas para que nuestros hogares sean las Iglesias domésticas y podamos amar y servir a los demás en especial a los afectados por el virus. Que tu Espíritu Santo fortalezca nuestra fe, aumente nuestra esperanza, y nos haga vivir en caridad.
G: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
T: como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

CANTO: VEN ESPÍRITU DE DIOS

BENDICIÓN SOLEMNE
Dios fuente de luz, que nos ha mandado el Espíritu consolador bendice nuestras familias y trabajos.
T: Amén.
El Señor resucitado les comunique el fuego de su Espíritu y los ilumine con su sabiduría.
T: Amén.
El Espíritu Santo, que ha reunido pueblos diversos en una única Iglesia, los vuelva perseverantes en la fe y felices en la esperanza de vivir un día todos juntos en su Reino.
T: Amén.
Y la bendición de Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, y permanezca para siempre.
T: Amén.

✨✨Muchas bendiciones✨✨

☑️20.15 hs

(((EN VIVO)))

Fan page:

Basílica de Guadalupe
( página oficial)
@GuadaSantaFe

https://www.facebook.com/GuadaSantaFe/

Instagram:
@guadalupebasilica